¿Cómo planificamos una campaña electoral online?

A raiz del post de ayer sobre algunos errores que se cometen en nuestro país a la hora de planificar y construir una campaña electoral online, he recibido unos cuantos correos en los que se me preguntaba sobre el tema. Concretamente – y evadiendo la construcción y desarrollo de la identidad digital del candidato, que se da por supuesta-   sobre el momento  de la campaña electoral y la planificación operativa del ecosistema técnico necesario para llevar a buen puerto una campaña en internet.

Para empezar: ¿ Cuando comenzamos? Parece claro que en las campañas tradicionales los preparativos serios comienzan poco antes de ser convocadas las elecciones, hay una labor sostenida de aproximadamente un mes y medio que culmina con la locura de la propia campaña. En total, entre dos y tres meses de trabajo.

Olvídense de que esta temporalización funcione en Internet, por ponerles un ejemplo, Barack Obama dio el pistoletazo de salida a su campaña casi ocho meses antes de la fecha de su celebración, constituyó sus equipos estables a más de cinco meses de las elecciones y a falta dos meses del día de votación, ya tiene sus equipos de grassroots perfectamente engrasados. Por contretar yo diría que para lanzar con garantías una campaña en la red hacen falta al menos seis meses de trabajo. Y del duro.

Hoy quiero hablarles exclusivamente de la primera etapa, quizá la menos divertida, pero necesaria para después disponer de todos los espacios, canales y sobre todo información que haga que cuando llegan los últimos días de campaña, los momentos de los nervios, los gritos, las broncas, y  las carreras ( Si no hay nervios, gritos, broncas y carreras, amigo, eso no es una campaña electoral), se disponga de un aparataje suficientemente robusto, posicionado y flexible, que aguante desde la genialidad más loca del último creativo lleno de cafeina, hasta  que sirva para explicarle al candidato – o a su segundo- que quizá no es tan buena idea lanzar un nuevo site o un genial video a dos días de la votación.

Pues bien, en este primer momento, antes siquiera de haber encontrado los lemas, los mensajes, antes de haber decidido los colorines, los discursos, e incluso antes de que haya candidato, es necesario hacer muchas cosas y tomar un buen numero de decisiones. Y para explicarlo de forma simple, nada mejor que el modelo desarrollado por el consultor  Pablo Matamoros, principal artífice de la campaña electoral del actual presidente chileno Sebastián Piñera hace ya tres años. El gráfico que viene a continuación es una adaptación que he realizado del mismo incluyendo algunos pequeños cambios.

 

Como ven, el gráfico se divide en dos areas, la primera es la web (o mejor, el ecosistema de webs) de campaña, sobre el que además del correspondiente e imprescindible trabajo de SEO y SEM, posee dos líneas con flujos de ida y vuelta, arriba todos los posibles dispositivos de comunicación personal con militantes, activistas y stakeholders, y abajo la construcción de Bases de datos que nos permitan lanzar mensajes microsecmentados además del CRM.

La segunda area es la más importante a nivel estratégico, la Escucha Activa, que nos debe a permitir por un lado conocer las preocupaciones ciudadanas, temas clave de campaña, posicionamiento de partidos y candidatos así como las fortalezas y debilidades  de todos los actores de la campaña expresadas en internet -redes sociales, medios, blogs, foros y demás- , y por otro lado de instrumento de medición permanente de nuestras acciones.

Enlace: COSMOS, plataforma de Escucha Activa desarrollada por Autoritas Consulting

 

Campañas electorales en Internet: A la búsqueda de la solución mágica

Leo en El País que el presidente gallego Alberto Nuñez Feijoo, a falta de escasas semanas para las elecciones gallegas ha reunido a todo el equipo de comunicación de su partido, los de las distintas consejerías del gobierno e incluso a los chicos de Nuevas Generaciones para echarles una bronca de ordago ante el “vapuleo” que le están metiendo en internet sus rivales políticos.

Buena cosa es que el presidente gallego se de cuenta de que Internet existe, y mejor aún que considere la red un territorio importante para su acción política, pero tras casi cuatro años gobernando en galicia parece que no ha andado muy vivo de reflejos al darse cuenta de todo esto solo cuando las elecciones ya están convocadas y con fecha marcada en rojo en el calendario.

Parece evidente que Nuñez Feijoo ha dilapidado cuatro años en cuanto a su posicionamiento en Internet, regalando ese espacio a su oposición, y repitiendo curiosamente el mismo error que su predecesor Emilio Perez Touriño, del que hablamos con amplitud hace ya cuatro años.

El grito de Feijoo, ese “Nos están vapuleando en internet”, es por un lado una demostración de que  su gobierno – y su partido- no han hecho los deberes durante el curso y suele ser la antesala a toda una serie de decisiones erroneas a la busca de una solución mágica que, como si de un mal estudiante se tratase, consiga en un mes de trabajo intensivo todo lo que no se hizo durante el periodo de clase. Ya les voy adelantando que esa solución mágica no existe.

Todo esto parte de un error conceptual, en Internet no existe eso que se llama “campaña electoral” como periodo diferenciado, ese bellas semanas de pegar carteles, besar niños y  darse baños de masas son cosas de la política off-line tradicional. Un representante público debe trabajar su identidad digital durante cada uno de los días de los cuatro años  con constancia,  a ser posible en base a una estrategia a largo plazo, consistente ,  utilizando las métricas correctas para evaluar el cumplimiento de objetivos y herramientas de escucha activa para conocer las tendencias que mueven a los ciudadanos a las urnas. Y no, eso no consiste en repetir consignas en Twitter.

 Campañas electorales en Internet: A la búsqueda de la solución mágica

Cuando solo mes y medio antes de las elecciones te das cuenta de que te están “vapuleando en internet”, o que no estás “llegando a la gente”, o simplemente que “no comunicas bien en la red”, la tentación a buscar el camino más corto puede llevarte a cometer errores más graves, como por ejemplo le pasó a los socialistas valencianos cuando contrataron a Ravi Singh, supuesto gurú de la campaña de Obama que finalmente resultó que nunca asesoró a Obama, y que de gurú solo tenía el turbante.

 

 

“Reprogramar el PSOE para hackear el gobierno”: ¿Me ayudan a completarlo y mejorarlo?

He pasado la última semana tratando de poner negro sobre blanco unas cuantas reflexiones sobre la idea de mejorar la organización interna, la estructura orgánica, y los procesos de toma de decisiones del Partido Socialista, con todos ellos he montado un documento en PDF para que puedan descargárselo y con una misión, dejarlo abierto a sus aportaciones, críticas y comentarios.

¿Como hacerlo? Muy sencillo, tienen los comentarios del blog abiertos para poder hacer sus aportaciones y mejorarlo entre todos

Reprogramar El PSOE Para Hackear El Gobierno

Reprogramar el PSOE para hackear el gobierno (y V): Cuatro propuestas para un partido abierto

Captura de pantalla 2012 08 31 a las 22.48.40 Reprogramar el PSOE para hackear el gobierno (y V): Cuatro propuestas para un partido abierto

Llegamos al último capítulo de esta serie de post sobre los – entiendo- urgentes cambios que debe acometer el Partido Socialista para que su modelo de organización comience a transitar por el siglo XXI además de dotarse de una mayor eficacia y comenzar a ser comprensible y atractivo para los ciudadanos que aún no hayan cumplido los treinta años.

Toca hablar de propuestas concretas, que por un lado sean progresivas y mantengan la cultura del partido, y por otro sean un laboratorio de pruebas de nuevos métodos organizativos y de activismo que una vez demostrada su eficacia, puedan ser trasladados a la organización en su conjunto de una forma troncal. Vamos a ello:

1.- Creación de una agrupación virtual

Muchos somos los Militantes y simpatizantes del PSOE que llevamos años debatiendo, promocionando e impulsando iniciativas y foros sobre la cibermilitancia y las nuevas formas de participación como uno de los instrumentos para conectar la vida política e institucional con la sociedad y sus actores más dinámicos y creativos, y aunque se han hecho avances en este sentido, es necesario que se dé un paso firme para avanzar en este camino hacia un socialismo más abierto, participativo y global gracias a las posibilidades que nos ofrecen las TICs e internet en una sociedad cada vez mas global.

La Web 2.0 y las redes sociales, han facilitado otras formas de participación, impensables hace solo unos pocos años. En este contexto surge la cibermilitancia., que no es otra cosa que la forma que tiene el militante o simpatizante de contribuir al cumplimiento de los valores, ideales y objetivos del partido a través de las herramientas que nos facilita la Web 2.0.Militancia activa y comprometida que se desarrolla en Internet, pero militancia socialista al fin y al cabo.

Por ello, y por un lado,  esa cibermilitancia debe tener los mismos derechos y deberes que la desarrollada “off-line”, ya que en los tiempos actuales es tan importante como cualquier otra forma de militancia activa. Máxime ante la creciente relevancia de la red en la formación de la opinión pública de los ciudadanos. Quienes quieran intervenir en internet en favor de las propuestas del PSOE deben tener abierta la puerta de comprometerse en la gestión del Partido al igual que el militante “tradicional”… Los cibermilitantes deben tener derecho no sólo a sugerir a través de internet sino también a participar en el debate y aprobación sus propuestas programáticas así como en la elección de las personas a las que se confía su desarrollo.

Y por otro lado debe conciliarse la existencia de ambos tipos de militancia, la virtual y la encuadrada en la estructura territorial del Partido basada en las Agrupaciones Locales, posibilitándose a la cibermilitancia tanto mantener su afiliación a éstas, como poder mantener su vinculación al Partido sólo como cibermilitantes: compatibilidad sin obligatoriedad. No podemos abrir una vía de debilitamiento de la estructura básica del Partido, y por otra parte, sin su perjuicio pero sí complementándolo, debemos flexibilizar las formas de implicación

Es más, la posibilidad de mantener una estructura en el ámbito de la red, abierta y participativa, permitirá un acercamiento inicial a los simpatizantes más activos de la red, con el fin de incorporarlos a la dinámica de debate, reflexión y análisis de la realidad política y social, en el seno del partido; sin necesidad de tener el vínculo físico con las agrupaciones tradicionales, que en muchas ocasiones impide la participación activa de miles de personas que comparten nuestro ideario, por las barreras de cristal  que aún existen y no hemos sabido romper. Por no hablar de aquellos militantes que por razones de horarios profesionales y familiares no pueden incorporarse plenamente a las dinámicas políticas de la organización.

2.- PSOE HackLab : El laboratorio colaborativo de políticas públicas

Una de las mayores deficiencias organizativas del PSOE nace de la extrema dificultad para compartir y debatir políticas públicas de exito. Los miles de alcaldes y concejales del PSOE a lo largo de todo el territorio del estado llevan muchos años experimentando una pléyade de políticas públicas en sus ámbitos de actuación, algunas con éxito y otras no.

Internet permite – a costes asumibles- lanzar un laboratorio permanente de políticas públicas en el que los casos de éxito puedan ser expuestos, adaptados y mejorados gracias al crowdsourcing. ¿ Se imaginan a miles de concejales interactuando en un espacio horizontal debatiendo estrategias y experimentando una nueva generación de políticas públicas?. Yo si, y es factible, rapido de construir, barato, y además vuelve a poner el acento en el municipalismo, una de las señas de identidad del PSOE.

3.- Repensar las sectoriales

Las organizaciones sectoriales, nacidas para aportar pensamiento especializado al partido deben dejar de ser el hermano menor en las rifas congresuales y cambiando sus métodos de funcionamiento, comenzar a ser útiles a la organizacion. Las organizaciones sectoriales van a ser el primer laboratorio donde experimentar la meritocracia.

Dada su especial composición, las organizaciones sectoriales deben ser el primer espacio que escape de la lógica tradicional del partido, permitiendo espacios de debate asíncrono y co-creación. Hablo de unas organizaciones sectoriales vivas, con espacios propios de comunicación y debate en la red, y que sean capaces de moverse fuera de las lógicas congresuales, unas sectoriales capaces de abrirse a los emprendedores sociales, políticos y  económicos que quieran colaborar, unas sectoriales que tengan presencia permanente en la red, y que sean capaces de servir de nexo entre el partido y los sectores sociales más activos.

4.- PSOE Open Data

El Partido Socialista debe ser el primer partido en España en abrir de forma radical sus datos. Desde los salarios de todos ( si, he dicho todos) sus concejales, hasta el último de los senadores, diputados y alcaldes. Y no solo esos, debe abrir cualquier dato susceptible de uso público en su poder, y además en formatos usables, reutilizables y con licencias Creative Commons.

Y debe hacerlo no solo por parece más o menos moderno, sino tanto por eficiencia partidaria como para ser un símbolo de las políticas de transparencia que realizará cuando llegue al gobierno.

 

Si has llegado hasta aquí, quizá deberías leer todos los posts de la serie:

 

Reprogramar el PSOE para hackear el gobierno (IV): Tomando decisiones en entornos complejos

Captura de pantalla 2012 08 30 a las 15.44.461 Reprogramar el PSOE para hackear el gobierno (IV): Tomando decisiones en entornos complejos

Los procesos de toma de decisiones en organizaciones políticas como lo es el PSOE nacen de los principios de confianza, autoridad y eficacia , es decir, se elige una comisión ejecutiva a cualquier nivel por todos los militantes, y una vez investida se ve arropada por estos principios según los cuales toma sus decisiones en nombre de todos los afiliados. Esto se complementa posteriormente con órganos de control de gestión, que dada su propia naturaleza y la cultura del partido, raramente cuestionan las decisiones del órgano ejecutivo.

Dado que los electores premian la coherencia y la pax  interna de los partidos y la sociedad en la que nació esta fórmula – por cierto, perfertamente democrática- , ha sido algo que nunca se ha puesto en cuestión y que ha permitido al PSOE convertirse en una auténtica máquina tanto a la hora de conseguir mayorías como a la hora de minimizar derrotas durante los últimos treinta años.

Pero esta fórmula, construida en tiempos de sociedades lineales y comprensibles, dificilmente va a seguir funcionando durante mucho más tiempo, ya que la sociedad española ha dejado de ser lineal y estática, y va camino de convertirse en lo que vamos a denominar como “entornos complejos” , algo que readaptando el texto del profesor Enrique Rubio podríamos definir como:

” Estamos siendo testigos, y a la vez actores, de un mundo en transformación, distinto del que procedemos e impredecible, cuya característica principal es su naturaleza compleja. Un mundo en transformacióncon un nivel de interconexión e interdependencia sin precedentes (causa de su complejidad), con nuevas estructuras (redes) y  con nuevas tecnologías sociales, que configuran a Internet como infraestructura digital de transformación(disruptiva) y, también, de adecuación.

Como resultado de todo ello, un “nuevo ENTORNO vital, expandido y complejo”,impacta notablemente en la manera en que nos relacionamos, vivimos, trabajamos y aprendemos. Nos encontramos, pues, ante una nueva clase de situaciones o problemas (complejos) que, a la hora de enfrentarnos a los mismos, nos requiere no solo cambiar nuestra forma de pensar y percibir la realidad (pensamiento sistémico), sino también la adopción de una nueva cultura digital, de interdependencia y sostenibilidad. Denominamos como “brecha de la complejidad”, a la dificultad que conlleva la asimilación y práctica de dichos requerimientos y que, a su vez, constituye el principal reto al que nos enfrentamos en la actualidad.

Y si la sociedad española es ya un entorno complejo, el PSOE también lo es, por lo que en sus procesos de toma de decisiones sencillos y rectilíneos del pasado siglo, hoy intervienen ya multitud de actores interconectados e interdependientes casi al mismo niveo que quienes antes las decidían, ejecutaban y legitimaban.

Tampoco los problemas son los mismos, ya que esta nueva configuración social los dota de atributos de complejidad desde el comienzo hasta la resolución de los mismos, abriendo aristas hasta ahora nunca conocidas que no pueden ser resueltas en base a los principios de confianza y autoridad.

No quiero decir que hace veinte años no hubiera problemas complicados, pero eran cuestiones que se resolvían a nivel técnico, convocando un grupo de expertos que aportasen su know-how y emitiendo una informe técnico que posteriormente era tamizado ideológicamente y emitido como política troncal del partido.

Si en el anterior paradigma las cuestiones complejas podían resolverse utilizando modelos de redes jerárquicas y centralizadas, en el actual no queda otro remedio que utilizar redes distribuidas, que aporten a la resolución de cuestiones complejas tanto el conocimiento como la velocidad necesaria para su resolución, ya que otra característica de estos nuevos tiempos es que una solución correcta a un problema concreto que llega tarde, se convierte inmediatamente en una decisión errónea.

Por tanto, la toma de decisiones en estos entornos complejos hacen falta más actores, a ser posible una enorme multitud de ellos, organizados mediante redes distribuidas.

Todo un reto.

Si has llegado hasta aquí, quizá deberías leer todos los posts de la serie:

 

Switch to our mobile site