Las 7 leyes de hierro del Twitter político

 

Politica y Twitter

Hay verdades absolutas, evidentes e inmutables alrededor del twitter político, verdades que tras una minuciosa observación durante muchos años creo que es necesario sintetizar en estas sencillas leyes, que les entrego.  No en bajorrelieve sobre roca caliza – que tiene muy poca durabilidad, si no pregúntenle a Moises- sino en html, que es como más moderno.

  • 1 –  Lo de que “twitter es conversación”, en temas políticos es simplemente falso, es agitprop. Al político que quiera conversar de forma naïve, lo crujen.
  • 2 – Aunque les parezca increíble, los españoles tuitean básicamente de fútbol, música, y tontunas diversas, las tuits políticos son absolutamente minoritarios, y la gente a la que le interesan estos temas, más.
  • 3 – Tanto los políticos como los militantes de partidos hablan solo para miembros de sus propios círculos sociales, compuestos por militantes de su mismo partido, por lo que sus invectivas contra el partido rival casi nunca llegan a su destinatario.
  • 4 – Si un grupo de diez  talibanes se retuitean entre ellos hasta la extenuación, al final siguen siendo solo diez talibanes hablando entre ellos.
  • 5 – Cuanto más minoritario es el líder a quien se defiende, más pesados y cansinos son sus fanboys. Y no, no van a entrar en razón.
  • 6 – A  la gente le importa un carajo lo que suceda internamente en tu partido, y a mi tambíen.
  • 7 – Lo de Toni Cantó no es twitter político, debe ser otra cosa, pero no alcanzo a categorizarlo.

En memoria de Javier Larrabaster

La madrugada del 2 de Marzo, hace dos semanas, murió mi tio, mi segundo padre, Javier Larrabaster, y yo me quedé huérfano.

No era un político, ni un gobernante, ni un arquitecto o un músico famoso, pero era mucho más que todos ellos, un hombre bueno, un tipo que siempre sonreía y la persona con más apetito por la vida que haya conocido, siempre con ganas de conversar, de enseñar y sobre todo de aprender.

Nació en Busturia, mirando a Urdaibai y  fue universal:  pastoreó ovejas en Idaho como muchos otros vascos de su generación con ganas de ver mundo y pescó atunes en el caribe, y cada país que visitó dejó algo en él, en su forma de andar, de sentarse, cocinar, y de entender la vida de una forma abierta y libre.

Le emocionaban las cosas sencillas, el campeonato de segalaris de su pueblo, cazar en extremadura y jugar al mus en Madrid. Nadie le vio dar un grito ni decir una palabra más alta que otra, le bastaba sonreir para que todos comprendieran quien era.

Hoy cumplo una promesa que me hice a mi mismo el día que murió, y que no he podido cumplir hasta ahora: Que su nombre, como el de otros miles de hombre buenos que hay en nuestro país, esos que no salen en los medios pero son los imprescindibles, no cayera en el olvido.

Agur osaba, siempre te voy a echar de menos.

El gobierno quiere domesticar internet con la nueva ley de propiedad intelectual

Captura de pantalla 2013-03-15 a la(s) 00.20.49

¿ Recuerdan la Ley Sinde? ¿ Creen que era dura? Pues prepárense, porque comparada  con el proyecto de ley de propiedad intelectual que prepara el gobierno y que probablemente se apruebe el próximo viernes en el consejo de ministros, era un juego de niños.

El nuevo proyecto del PP nace con objetivos claros,  controlar  y domesticar internet para que deje de ser un elemento crítico a las políticas gubernamentales,  criminalizar a los usuarios, controlar la red para los negocios de las grandes empresas, impedir el acceso a la información, la cultura y el conocimiento libres, generando de paso barreras de entrada a los nuevos emprendedores convirtiendo un espacio de libertad en un coto privado de caza.

Según cuentan en  Tu2sis , en un artículo estupendamente documentado, la ley viene acompañada por una reforma la ley de enjuiciamiento civil que permitirá identificar a “los prestadores de servicios de la sociedad de la información que vulneren derechos de la propiedad intelectual con fines comerciales”.

El juez obligará a las operadoras, como Telefónica, Orange o Vodafone, a identificar a los clientes que sea proveedores de contenidos y no hayan respondido a los requerimientos de Cultura por la demanda de infracciones de propiedad intelectual. Bruselas ya trató hace dos años de obligar a las operadoras a detectar y bloquear las obras que violasen los derechos de autor, convirtiéndolas en una especie de policías de la red, a lo que se negaron en redondo.

Lo más fuerte de todo es que las competencias sancionadoras no las asumirá una comisión, como en el caso de la ley Sinde, sino la propia secretaría de estado de Cultura, dirigida por el notorio enemigo de la libertad en la red, Jose María Lassalle.

Por cierto, recordarán que cuando el gobierno del PSOE presentó el desastre llamado Ley Sinde, la red se incendió convenientemente pastoreada en contra de una medida injusta, pero mucho más moderada que ésta.  Se firmaron manifiestos, todos los medios se hicieron eco, e incluso se organizó una reunión con la ministra que terminó en sainete.

Les recomiendo que durante los próximos días observen a su alrededor y escuchen los clamorosos silencios de unos cuantos gurús que entónces gritaban legítimamente indignados y presos de santa indignación y que ahora callarán.

Bonus track: Lean el excelente análisis de la ley que hace el maestro Julio Alonso

Elogio del error

Partamos de un hecho incontrovertible, la kermesse que ha montado el PSOE en Ponferrada es un error, y no cualquier error, un error grave que afecta a una de las líneas rojas de la izquierda española, como es la defensa de los derechos de las mujeres.

Dicho esto, si me gustaría comentar algunas cuestiones que considero importantes y que no he visto reflejadas en una prensa a la que mágicamente se le ha olvidado de repente que el maltratador de Ponferrada fue alcalde por un partido que no fue precisamente el PSOE, y que tras su condena y presentarse a las elecciones, apoyó durante dos años un gobierno del PP sin que nadie se rasgase las vestiduras. Vamos a ello.

En nuestro país hay dos palabras que no forman parte del discurso de nuestros líderes sociales, empresariales y políticos, que son “error” y “fracaso” y que en cambio forman parte de la mística del liderazgo en países como Estados Unidos.

En ese país, al que nadie podrá negarle su preeminencia mundial, pocos inversores pondrían su dinero en un proyecto empresarial de un emprendedor que jamas hubiera fracasado, y pocos ciudadanos confiarían en un líder político que jamas haya cometido un error y lo hubiera confesado públicamente.

El error y el fracaso, bien analizados y entendidos son la antesala del cambio y el éxito en la vida pública, y si vienen acompañados de una asunción pública de los mismos, son una demostración de fortaleza y -si- de liderazgo.

Ambas cosas han sucedido en este increible Bierzo-Gate que hemos vivido hace escasos días, un error político asumido públicamente  de manera completa por el secretario de organización del PSOE, con puesta a disposición de su cargo incluída,  seguido por un cambio radical de enfoque en el problema que ha dejado incluso al partido sin representación en el municipio. Mayor ejercicio de contrición, imposible.

Y si me permiten, les diré que tras este incidente, desde mi punto de vista, el perfil político de Oscar López  ha crecido varios enteros, ya que ahora se parece mucho más a la mayoría de los ciudadanos de este país, ciudadanos que antes de alcanzar el éxito hemos cometido un ingente número de errores y hemos vivido algún fracaso en nuestros proyectos personales y profesionales.

Nada que ver, por cierto, con los políticos que se sitúan en el océano ideológico conservador, que no son capaces de asumir error, y menos dimitir, ni aún en el caso de que les pillen infraganti con un coche de alta gama en su garage perfumado al aroma de confetti. Y todo gratis total.

Otro día, si les parece, hablamos de los disfuncionales procesos de toma de decisiones en los partidos políticos, que es donde creo yo que hay que buscar los elementos que impidan que este tipo de cuestiones  vuelvan a suceder.

¿Millennials en política?

Les recomiendo que dediquen 10 minutos a ver este video, que  de forma brillante explica como ha sido la evolución de  los objetivos, motivaciones y modos de vivir y trabajar de tres generaciones de jóvenes perfectamente identificables.

Desde la generación del baby-boom, con carreras profesionales de largo plazo, seguras y previsibles en las que trabajo y vida personal estaban perfectamente diferenciadas, pasando por la Generación Y y sus meritócratas adictos al dinero facil y al capitalismo salvaje, para llegar a los llamados Millennials, una nueva generación que ya está llegando al mundo laboral que desprecia el dinero facil, hiperconectada y  alejada de prioridades como el status social.

Un grupo  urbano, tremendamente diverso, complejo, preparado y emprendedor, que busca poder disfrutar de su trabajo integrándolo en su vida de tal forma que ambos se confunden en un espacio que recuerda mucho al dibujado por Pekka Himanen en su Etica Hacker”.

Cuando vean el video, háganse dos preguntas. ¿Están las actuales estructuras sociales de participación, partidos incluidos, preparadas para integrar a esta nueva generación? ¿ Sirven los actuales incentivos para esta generación?

Mi impresión es que no, y el problema no es que no se esté atrayendo su indiscutible  talento, sino que además se les está centrifugando hacia posiciones exteriores, lo que  ya está causando al sistema problemas de legitimidad que se agravarán en los próximos años si no somos capaces de hacer cambios drásticos y rápidos tanto en las formas de participación como sus organizaciones.