Elogio del error

Partamos de un hecho incontrovertible, la kermesse que ha montado el PSOE en Ponferrada es un error, y no cualquier error, un error grave que afecta a una de las líneas rojas de la izquierda española, como es la defensa de los derechos de las mujeres.

Dicho esto, si me gustaría comentar algunas cuestiones que considero importantes y que no he visto reflejadas en una prensa a la que mágicamente se le ha olvidado de repente que el maltratador de Ponferrada fue alcalde por un partido que no fue precisamente el PSOE, y que tras su condena y presentarse a las elecciones, apoyó durante dos años un gobierno del PP sin que nadie se rasgase las vestiduras. Vamos a ello.

En nuestro país hay dos palabras que no forman parte del discurso de nuestros líderes sociales, empresariales y políticos, que son “error” y “fracaso” y que en cambio forman parte de la mística del liderazgo en países como Estados Unidos.

En ese país, al que nadie podrá negarle su preeminencia mundial, pocos inversores pondrían su dinero en un proyecto empresarial de un emprendedor que jamas hubiera fracasado, y pocos ciudadanos confiarían en un líder político que jamas haya cometido un error y lo hubiera confesado públicamente.

El error y el fracaso, bien analizados y entendidos son la antesala del cambio y el éxito en la vida pública, y si vienen acompañados de una asunción pública de los mismos, son una demostración de fortaleza y -si- de liderazgo.

Ambas cosas han sucedido en este increible Bierzo-Gate que hemos vivido hace escasos días, un error político asumido públicamente  de manera completa por el secretario de organización del PSOE, con puesta a disposición de su cargo incluída,  seguido por un cambio radical de enfoque en el problema que ha dejado incluso al partido sin representación en el municipio. Mayor ejercicio de contrición, imposible.

Y si me permiten, les diré que tras este incidente, desde mi punto de vista, el perfil político de Oscar López  ha crecido varios enteros, ya que ahora se parece mucho más a la mayoría de los ciudadanos de este país, ciudadanos que antes de alcanzar el éxito hemos cometido un ingente número de errores y hemos vivido algún fracaso en nuestros proyectos personales y profesionales.

Nada que ver, por cierto, con los políticos que se sitúan en el océano ideológico conservador, que no son capaces de asumir error, y menos dimitir, ni aún en el caso de que les pillen infraganti con un coche de alta gama en su garage perfumado al aroma de confetti. Y todo gratis total.

Otro día, si les parece, hablamos de los disfuncionales procesos de toma de decisiones en los partidos políticos, que es donde creo yo que hay que buscar los elementos que impidan que este tipo de cuestiones  vuelvan a suceder.

Comentarios en Facebook:

Comentarios en WordPress:

6 Comentarios

  1. 13/03/2013 - 2013-03-13T23:08:40+00:000000004031201303 | #

    Hay una cosa que sí he leído al respecto. Nadie se esperaba que la izquierda actuara como la derecha, beneficiandose del voto de un maltratador. Mientras que en la derecha se asumía, en la izquierda no. De ahí el revuelo ahora y no hace dos años
    Por otra parte, es importante haber hecho muchas cosas y haber cometido muchos errores en tu vida privada empresarial o laboral para que, cuando accedas a un cargo público, tengas una experiencia que te impida cometer errores de principiante. Y si los cometes, lógico que te tengas que ir a casa

  2. César Calderón
    13/03/2013 - 2013-03-13T23:23:05+00:000000000531201303 | #

    Eso es lo perverso de esta situación.

    Y por cierto, la experiencia no te libra de cometer errores, lo que hace es que los asumas con más naturalidad extrayendo las lecciones positivas de los mismos.

  3. Gerardo M. López
    14/03/2013 - 2013-03-14T09:47:09+00:000000000931201303 | #

    De acuerdo en toda la profundidad pero me permito añadir un matiz: Dimitir. Sí Oscar hubiera dimitido ,no amagado,el PSOE hubiera hecho un gesto virtuoso y de cercanía pero no ha sido así.Oscar queda ,difiero ahí contigo, tocado definitivamente y de paso el PSOE es asimilado al ex-alcalde en su ánimo de poder.El todo vale. Sin la dimisión efectiva lo demás queda laxo . En cuanto a PSOE de Castilla y León queda marcado aún más y con peores notas. Aquí sí que Oscar va a sufrir un buen tortazo . Él e Iban ,diputado por León.Revisa él CV de este y verás qué dupla hacen. Con “estos” mimbres no hay praxis regeneracionista válida ni nexo de unión con la ciudadanía. Un saludo afectuoso César.

  4. César Calderón
    14/03/2013 - 2013-03-14T09:56:48+00:000000004831201303 | #

    Pues yo creo que el PSOE no está tan bien de RRHH como para andar perdiendo cuadros como Oscar.

  5. YB
    14/03/2013 - 2013-03-14T16:05:51+00:000000005131201303 | #

    Lo triste es la grieta que nos separa cada vez más, de políticos que parecían no estar en el “todo vale”. Oscar López, a quien consideraba una persona fiable (que tal y como están las cosas, ya es decir)ha perdido mi confianza.Admito sus disculpas y estoy segura que ha aprendido de su error, pero dimitir hubiera sido más elegante que quedarse en entredicho. Su partido sabrá lo que hace.

  6. Pedro
    14/03/2013 - 2013-03-14T18:07:01+00:000000000131201303 | #

    A todo esto hay que añadir que se sabía que los representantes del PSOE en ese ayuntamiento se comprometieron por escrito a entregar las actas como concejales si dejaban el partido, para evitar transfuguismos. No lo han hecho, esos puestos son de los votantes al PSOE y deberían volver al partido, no son de las personas, así lo reconocieron al firmar las actas. Deberían abandonar su puesto como concejales y dejar paso a los siguientes que quieran representar en el partido a sus votantes. Después vendría lo de elegir alcalde de nuevo, pero es primordial atender a los votantes y no a los puestos.

Deja tu comentario

Tu email no será hecho público en ningún caso. Los campos obligatorios están marcados con *.

*
*